Osvaldo Bayer sobre Roca: “le tiramos del caballo”

la-liverta-osvaldo-bayer_big-666x400

La sala de el Tipográfico, el nuevo centro cultural del barrio de San Cristobal (Av. San Juan 3246), estaba llena. Recién fundado a pico y pala, el Tipográfico reclama emerger de la  historia construyendo “un texto colectivo a golpe y huella (…) que ayude a comprender quienes somos y quienes venimos siendo”. Golpe y huella, palabras certeras donde, mediante la Sociedad Tipográfica Bonaerense (1857), arrancó la primera medida de fuerza del movimiento obrero en la capital.

http://www.youtube.com/watch?v=Im_G81Sjox8

Ayer Osvaldo Bayer, ni más ni menos, asistía a la proyección del documental sobre su vida ‘La livertá (2013)’. Esa ‘livertá’ grabada sobre cruz de madera que señalaba una fosa común. Una de tantas cunetas de olvido perpetrado a golpe de dictadura. Los encarcelamientos y el exilio de Bayer (1975 – 1983) que marcó otro margen donde no mirar. Lo narró el mismo: pervivieron los dejes de los militres, sin querer volver la vista atrás. Ese ‘atrás’ que dice de donde se viene, que dice quien es cada quien.

El filme mostró un Osvaldo íntimo,cercano a las pequeñas cosas, a los guijarros de lo cotidiano, que la ignominia no alumbra. Un exilio de desarraigo, de cartas y conjuras con intelectuales Cortázar… Reflexiones sobre el holocausto, cobraron intensidad ante los fusilamientos patagónicos ordendos por el comandante Varela en los 20. Y el dolor y la tenacidad de una lucha inextinguible y que discute a héroes oficiales como el general Roca. “Roca, te vamos a bajar del caballo”.

Revisando a los ‘heroes’ Bayer recordó que la Campaña del desierto fue, ni más ni menos que un exterminio de pobladores originarios. Por eso, en el film, la wiphala andina de 7 colores, acompañó en el film a Osvaldo en cada cambio de calle. Borrar a Roca, físicmente. Todas las calles de Roca que se desangran a tantos muertos, dedicadas por fin a los pueblos originarios. Hay otros héroes, “héroes de abajo como Rodolfo Walsh”, esos, no van a olvidarse nunca”.

Rozando los 90 años y aún en plena actividad desde su Tugurio, Osvaldo quiso dejar clara una cosa: el deber del intelectual es luchar para que se haga justicia. “En Buenos Aires hay montones de villas, se ha hecho muy poco”. Por otra parte Videla morirá en la cárcel, recordó entre un “ya era hora”. La sala seguía a rebosar de aplausos cundo la proyección acabó. Nadie discutió que vinieran tiempos difíciles. Lo que Osvaldo Bayer acababa de pedir, de nuevo, era lucha sin descanso. Vaya preparándose el relevo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s